Flexos de estudio: luz para tu trabajo

Parecía imposible, pero has encontrado un hueco estupendo en tus escasos metros de piso de soltero. ¡Decidido! Ahí colocarás una mesa y una silla. Ya tienes tu zona de trabajo o de lectura. Está muy bien, porque seguro que has elegido una cómoda silla y una mesa resistente. Pero eso no es lo único que necesitarás. ¿Has pensado en la luz?, ¿en flexos de estudio?

Sí, dirás que tu casa tiene lámparas en el techo y que hay luz más que suficiente. Pues estás equivocado. Cuando estudias, lees o revisas el correo en tu ordenador es necesario que haya una luz directa. Eso descansará tu vista y ayudará a que tu trabajo sea más eficiente y menos agotador.

No creas que las sobremesas de estudio son solo para usarlas por la noche. También debes tener una luz directa durante el día. Tus ojos te lo agradecerán mucho.

Pero ¿cómo elegir la iluminación de oficina adecuada para mí?

Parece sencillo, pero hay varios factores que debes tener en cuenta. Por ejemplo, el tipo de bombilla. En el mercado puedes encontrar halógenas, fluorescentes o incandescentes. Otra opción que, además, hará que ahorres en la factura de la luz son las de tipo led. Los flexos led, además, son perfectos si tienes poco espacio porque puedes tenerlos cerca de ti, ya que no desprenden calor. La iluminación de oficina debería de ser cuanto más blanca, mejor. Así tus ojos no se cansarán. Otro detalle que tener en cuenta es el espacio en la mesa. Si tienes poco será mejor elegir un flexo de pie, porque los de sobremesas escritorio te restarán espacio para trabajar.

En cuanto mires un poco verás que hay mucha variedad en el mercado de flexos de estudio. De sobremesa, de pinza, flexibles, articulados. Opta por el que se adapte mejor a tus necesidades.

 

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información